Blog
  • Inicio
15
06
2015

¿QUÉ SUCEDE CUANDO DEJAS DE TOMAR REFRESCOS LIGHT?

Normalmente se tiende a pensar que como los refrescos light casi no tienen calorías, son tan inocuos como el agua.
Sin embargo, no sólo no es así, sino que algunos de los beneficios que obtenemos cuando dejamos de tomarlos son:

  1. Desaparecen las jaquecas
    Estudios demuestran que el Aspartamo que contienen estas bebidas puede alterar la química de cerebro, produciendo dolores de cabeza, ansiedad e insomnio.
  2. Recuperas la sensibilidad de las papilas gustativas
    Los edulcorantes artificiales pueden llegar a ser hasta 200 veces más dulces que el azúcar. Esto implica que las papilas gustativas se van acostumbrando a una intensidad de estímulo tan alta que todo o que esté por debajo de ese umbral nos parece insípido. Nuestras papilas gustativas se “acomodan”, se vuelven “vagas”.
  3. Los huesos se refuerzan
    Un estudio de 2014, demostró que las mujeres con menopausia que tomaban un refresco (light o normal) al día, tenían un 14% más de riesgo de fractura de cadera.
    Otro estudio demostró que las mujeres de edad avanzada que habían consumido refrescos con regularidad durante su vida, tenían una menor densidad en los huesos de la cadera.
  4. Cambio en los hábitos alimenticios
    El decidir dejar de tomar refrescos suele venir acompañado de una voluntad de sanear nuestra dieta: cambiamos los refrescos por agua, la comida rápida por la comida casera, etc.
  5. Mejora la función de los riñones
    Al dejar de tomar refrescos, los riñones no sólo quedan liberados de filtrar los químicos que estos contienen, sino que además tienen el plus del agua que tomamos ahora para calmar la sed y que alivia y facilita la función renal.

Bien, estos son sólo unos pocos de los muchos beneficios que supone dejar de tomar refrescos y sustituirlos por agua o infusiones sin edulcorar…
¿Te animas a probar el cambio y sorprenderte?

Autor: Kadiva Caballero

Desde los 20 años me dedico profesionalmente al mundo del deporte… aunque lo practico desde que tengo uso de razón. Creo que a lo largo de mi vida he disfrutado con todo tipo de deportes: natación, tenis, hípica, piragüismo, escalada… hasta que descubrí mi pasión: el wellness (aunque en aquellos tiempos se identificaba con el término, algo más limitado, fitness).

Comentarios
0

Deja un comentario