Blog
  • Inicio
24
05
2015

COMER GRASAS…¿SÍ O NO?

La respuesta rápida es, definitivamente, SÍ. Las grasas, además de cumplir varias funciones en el cuerpo también son portadoras/almacenadoras de vitaminas liposolubles (A, D, E y K).

La cuestión no es si consumir grasas o no, sino qué grasas consumir. Así que, lo primero que vamos a hacer es conocerlas: saber qué tipos de grasas existen, sus funciones y dónde las podemos encontrar.
Como idea general, vamos a quedarnos con este dato:

  • Grasas buenas: las monoinsaturadas y poliinsaturadas.
  • Grasas malas: saturadas y “trans” (o hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas).

Conozcamos cada una de ellas, un poco más…

Grasas Monoinsaturadas

Ayudan a reducir el colesterol malo (LDL), además de estar asociadas a un menor riesgo de cáncer y mayor longevidad.
Dentro de los monoinsaturados están los Omega-9 (ácido oleico).
Las encontramos en: aceitunas, aceite de oliva, aguacate, frutos secos, ternera magra, cordero, productos lácteos…

Grasas Poliinsaturadas

Son una fuente importante de vitamina E, ayudan a bajar los niveles de colesterol malo, a aliviar los síntomas premenstruales. También son importantes en la coordinación motora.
Dentro de las grasas poliinsaturadas encontramos los Omega-3 (ácido linolénico) y Omega-6 (ácido linoleico).
Los encontramos en: aceite de oliva, nueces, frutos secos, pescado y marisco, semillas de calabaza, anacardos, semillas de sésamo…

Grasas Saturadas

Un alto consumo de grasas saturadas, está directamente relacionado con un aumento del colesterol malo, enfermedades cardíacas, el cáncer y la obesidad.
Las encontramos en: mantequilla, productos lácteos, tocino, carnes grasas, manteca, aceite de coco, aceite de palma y alimentos procesados.

Grasas “Trans”

Si las grasas saturadas son malas, éstas son aún peores, pues se trata de grasas saturadas modificadas químicamente. Aparecen en la etiqueta del producto como grasas “hidrogenadas” o “parcialmente hidrogenadas”. No sólo aumentan el colesterol malo sino que además reducen el colesterol bueno. Y por si esto fuera poco, además se ha demostrado que están relacionadas con diversos tipos de cáncer y enfermedades cardíacas.
Están en todo tipo de productos procesados. Las margarinas suelen estar hechas con ese tipo de grasas.

Ya ven que no sólo NO hay que dejar de comer grasas, sino que si optamos por las adecuadas, nos aportarán múltiples beneficios. Eso sí… todo en su justa medida, pues las grasas, por sanas que sean, también tienen calorías.

Autor: Kadiva Caballero

Desde los 20 años me dedico profesionalmente al mundo del deporte… aunque lo practico desde que tengo uso de razón. Creo que a lo largo de mi vida he disfrutado con todo tipo de deportes: natación, tenis, hípica, piragüismo, escalada… hasta que descubrí mi pasión: el wellness (aunque en aquellos tiempos se identificaba con el término, algo más limitado, fitness).

Comentarios
0

Deja un comentario