Blog
  • Inicio
09
06
2016

“CHEAT MEAL” O “COMIDA TRAMPA”: UN PECADO… ¿CONTROLADO?

Cuando decidimos controlar nuestra dieta, ya sea porque queremos comer más sano o porque deseamos bajar de peso, lo normal es que se nos presente, antes o después las preguntas de: ¿y voy a comer así siempre? ¿Y si un día tengo un compromiso familiar o social? O simplemente…. ¿ya no voy poder comer eso que tanto me gusta nunca más?

Bien, empecemos por el principio:

1.- Dietas NO

Lo primero que tenemos que quitarnos de la cabeza es ese concepto de “hacer dieta”, que va asociado a sacrificio, esfuerzo, sensaciones negativas y, sobre todo a temporalidad. No se trata de hacer dieta, sino de aprender a comer, de cambiar hábitos y mantenerlos en el tiempo. Se trata de adoptar hábitos nutricionales y de vida saludables que nos ayuden a conseguir y mantener nuestro peso ideal y nuestro estado natural de salud. Es cierto que no es algo tan fácil y sencillo como decir “a partir de hoy cambio mis costumbres y ya”. No, no es tan simple. Y por eso existen esas “comidas trampa”…. Además de otras técnicas de negociar con nosotros mismos para tomar el camino y las decisiones correctas en cada momento.

2.- Radicalismos NO

Las restricciones absolutas y las actitudes radicales nunca conducen a nada bueno. Sí, está claro que cuando nos proponemos un nuevo reto nos “venimos arriba” y vamos a “comernos el mundo” (que me lo digan a mí, ja, ja) ¡y eso es bueno! Demuestra pasión y ganas. Pero, después de ese primer “subidón” y, sobre todo, después de ver que no es tan fácil, viene la parte de ser coherentes. Lo primero que tenemos que hacer es aceptar que nuestro cuerpo y sobretodo, nuestra mente, lleva toda una vida recibiendo determinados estímulos (sabores, olores…) que además van asociados a sensaciones positivas y eso, amigos, no se elimina de la noche a la mañana. Y no sólo eso, sino que si lo restringimos en exceso, con más intensidad lo desearemos. Entonces… ¿qué hacemos? Sencillo, se trata de aprender a dosificar estos estímulos, es decir, incluir estos “pecados” en nuestro día a día, de tal manera que no los echemos de menos. Si nos encanta el chocolate, podemos comer una onza cada día y “cuadrarla” dentro del balance energético y nutricional de nuestra dieta, pero ¡¡no nos vamos a comer una tableta entera!!

3.- LAS “COMIDAS TRAMPA”

A pesar, de incluir de forma controlada ciertos “caprichos” en nuestra dieta, siempre llega el día en que tenemos un compromiso social o, simplemente, nos apetece no tener que controlar lo que comemos. Nos apetece, simplemente, relajarnos, disfrutar y no pensar. Pues bien, para esos días tenemos la “comida trampa”. ¡OJO! Que he dicho COMIDA, no DÍA y no BACANAL.

Pero… ¿cómo debería ser esta “comida trampa”?

1.- La comida trampa debería limitarse a una comida a la semana, en la cual disfrutamos de aquello que no comemos ningún otro día.

2.- Debería ser UNA COMIDA, no UN DÍA entero de trampa.

3.- En esta comida, deberíamos disfrutar de sabores, olores y texturas que no acostumbramos a comer en nuestro día a día, pero no de cantidades desorbitadas e irracionales. Lo primero que tenemos que entender es que comer hasta reventar no es sano y no le hacemos ningún favor a nuestro cuerpo.

Para mí, al final la comida es eso y sólo eso: comida. Es la gasolina para nuestro cuerpo y hemos de darle lo mejor.

Es cierto que la comida está asociada a emociones y a actos sociales, pero al final somos seres racionales y como tal, deberíamos, poco a poco, ir cambiando nuestra relación con ella y asociar esas sensaciones positivas a la comida sana y nutritiva y no a la “chatarra” o a cantidades poco saludables.

Al final, como siempre, lo sano es el equilibrio, el término medio.

Autor: Kadiva Caballero

Desde los 20 años me dedico profesionalmente al mundo del deporte… aunque lo practico desde que tengo uso de razón. Creo que a lo largo de mi vida he disfrutado con todo tipo de deportes: natación, tenis, hípica, piragüismo, escalada… hasta que descubrí mi pasión: el wellness (aunque en aquellos tiempos se identificaba con el término, algo más limitado, fitness).

Comentarios
0

Deja un comentario