Blog
  • Inicio
04
05
2015

AZÚCAR VS COCAÍNA

Tal vez parezca exagerado comparar el azúcar con la cocaína, mas los puntos en común son más de los que imaginamos, pero con el agravante de que el azúcar no sólo es legal, sino que es totalmente plausible a nivel social. ¿Qué es una fiesta de cumpleaños infantil sin chuches? ¿Se imaginan esa mima fiesta pero cambiando las chuches por cocaína? ¡¡¡Escandaloso!!! ¡¡¡Terrible!! Diríamos, ¿no? Bueno, si… pero terrible y escandaloso es tanto lo uno como lo otro. ¿Nadie ve cómo los peque se ponen como motos cuando comen azúcar? ¿y cómo vuelven a por otra “dosis” cuando empieza a pasar el subidón de la anterior? ¿y cada vez quieren más?

Tanto el azúcar como la cocaína son productos refinados derivados de un vegetal.

Tanto la una como la otra, producen dependencia psicológica.

Ambas tienes efectos secundarios negativos en la salud… De hecho, el azúcar tiene más… muchos más y más evidentes que la cocaína: obesidad, caries, diabetes….

azucar-cocaina

Fue un investigador francés, especializado en adicciones, el primero que observó esta relación entre cocaína y azúcar, cuando sus ratas de laboratorio, elegían una dosis de agua azucarada en lugar de una dosis de cocaína líquida. Y no sólo eso, sino que volvían a por más y cada vez con más frecuencia.

El azúcar estimula las neuronas de la recompensa y motivación del cerebro. Cada ingesta de azúcar libera dopamina, lo mismo que sucede con las drogas.

Para terminar, quiero proponerles un ejercicio de conciencia : cada vez que tomen azúcar, ya sea de forma directa o indirecta (oculta en la comida), cambien la palabra o concepto “azúcar” por “cocaína”… ¿Qué sensación les produce? ¿Y si con este nuevo concepto sobre el azúcar, se lo damos a los niños?

Ahí lo dejo….

Espero que me cuenten sus sensaciones tras cambiar la visión de esta droga tan dura como legal.

Autor: Kadiva Caballero

Desde los 20 años me dedico profesionalmente al mundo del deporte… aunque lo practico desde que tengo uso de razón. Creo que a lo largo de mi vida he disfrutado con todo tipo de deportes: natación, tenis, hípica, piragüismo, escalada… hasta que descubrí mi pasión: el wellness (aunque en aquellos tiempos se identificaba con el término, algo más limitado, fitness).

Comentarios
0

Deja un comentario